Mostrando resultados 1 a 7 de 7

Discusión: Crónicas bajo el agua

  1. #1
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado Crónicas bajo el agua

    Detrás de toda cara siempre se esconde una cruz, en travian también. El equipo que constituye la redacción de El Tiburón intentará dar a conocer aquellos secretos que los jugadores de este T4 intentan ocultar. Lo hará siempre desde el respeto tanto de las normas del foro como hacia el resto de compañeros intentando poner un toque de humor ante tanta maldad y rencor que se respira siempre por estos lugares.

    ENTREGA 1 "En casa del sarasa, cuchillo en la espalda."

    Terminado el horario de trabajo me dispongo a recoger el maletín, me pongo el abrigo y apago las luces de la oficina. Eran ya las ocho de la tarde, el día no acompañaba, llovía y hacía frío. Tras el infernal atasco durante el trayecto en coche llegué a mi casa donde la chimenea encendida calmaba la sensación de frío que parecía hacer al otro lado de los muros de la casa. Enciendo el ordenador para releer mi correo cuando me percato de que en la bandeja de entrada hay un mensaje sin abrir. Clic. Actualizando su correo...

    "Hola, quiero manifestar mi desacuerdo y enfado causado en base a las decisiones que en mi embajada se están tomando y se que solo tú puedes sacarlo a la luz para que todos los sepan. Me he sentido engañado, parece que aquí todos trabajamos para la diversión de unos pocos, nos quejamos por ello y se nos acusa de ir contra la estabilidad del grupo. En mi embajada los artefactos se rotan para el beneficio de los líderes y los amigos de estos, no importa lo que te esfuerces, jamás recibes un mensaje de agradecimiento y los últimos mensajes recibidos siempre han sido referentes a pedidos de materias. El colmo ha sido este: -Hay que ver que todo se hace con un criterio, y aunque no lo entendamos o compartamos hay que acatarlo- No es justo que se nos acuse de egoistas o individualistas cuando lo único que pretendemos es tener el mismo trato que el resto de compañeros.
    Anónimo."

    Me quedé atónito. Llamé a mi compañero de investigaciones internas para que recabase información acerca del asunto y compruebase la veracidad de las palabras de este anónimo. No me cogió el teléfono hasta el día siguiente, así que tuve que esperar toda la noche de aquel día con mi chica y su picardías nuevo, menuda faena. A la mañana siguiente me respondió la llamada, yo estaba demasiado cansado para trabajar así que designé titular de la investigación a mi compañero.

    Un trabajo duro y peligroso pues las filas de la embajada son inquebrantables y los controles son continuos. Nos llevó un tiempo lograr confirmar la noticia pero al final lo conseguimos, habíamos descubierto la verdad de todo aquel asunto. Las palabras de aquel anónimo eran ciertas, había una división de clases según la cual unos pringaban y otros se aprovechaban de los primeros. Mi compañero salió corriendo de aquellas lúgubres estancias y al girar la esquina del pasillo se chocó con una rubia imponente que lucía un collar de azabache con forma de serpiente y caminaba con un marcado bulto entre sus piernas. Los papeles de ella saltaron por los aires y los dos se fueron al suelo. Entre tanto papel y silicona una de las carpetas destacaba sobre las demás bajo el título de "CONFIDENCIAL". Mi compañero salió a paso de rayo mientras que uno de los guardias principales, pequeño, feo y de piel verde corría tras él hasta tropezarse con una piedra en más de dos ocasiones.

    Al llegar a la oficina abrirmos aquella carpeta y en ella encontramos toda la información que en aquella embajada se había guardado respecto al resto de enemigos. Cada informe de aquella carpeta que repasábamos era mejor que el anterior: "El caso Hostilio", "La dictadura de Frater", "Los Sobornos PYC", "Fuga Digimon", etc. Aquellas páginas parecían no acabarse nunca por lo que decidimos ir poco a poco e investigamos caso por caso para publicar los resultados a los que llegaran en un futuro...

    Continuará...

    En próximas entregas:
    ¿Realmente luchan en PYC o sobornan a sus enemigos para que les declaren la guerra?
    ¿Es cierto que en Frater se esconde Hostilio y es él quien dicta las normas?
    ¿Será KRONOS derrotado por sus hijos como viene escrito en la historia antigua?

  2. #2
    Jinete Eduo Avatar de billy
    Registrado
    mayo-2007
    Posts
    2,958

    Predeterminado

    La verdad es que el hilo promete, yo creo que puede ser muy interesante tus relatos, ahora bien, tratar de evitar el spam por favor.

    Hilo abierto sobre comentarios aqui.

    Gracias,

    Billy.
    Editado por billy en 18-dic-2012 a las 08:48

  3. #3
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado

    ENTREGA 2 "Los hermanos bajo la sombra".

    Habían pasado ya dos semanas desde aquel fatídico día en el que mi compañero había encontrado tan valiosos documentos, dos semana leyendo párrafo tras párrafo y descubriendo los entresijos que en aquella embajada habían estado guardados bajo secreto del resto del mundo. Nuestros ojos se horrorizaban en cada página pero hubo uno que nos sorprendió por encima del resto dejándonos con la miel en los labios.

    Dicen que siempre es mejor dar un poco de misterio al asunto, que insinuar es más sexy que mostrar burdamente los encantos que uno pueda esconder. Pero como a todo gato a nosotros también nos mataba la curiosidad. Y sí, había un informe por encima del resto, "El caso Hostilio". Cuando mi compañero levantó la gruesa y reluciente tapa del informe, de cuero negro y sin un rasguño su cara se estremeció, le pregunté que qué ponía en él para esbozar tal cara de asombro. -Nada, mi señor- respondió con la voz cortada. El informe que más datos podía aportar a nuestras investigación estaba vacío, cuando creíamos tener un hilo por el que tirar todo parecía haberse desvanecido como lo hace un castillo de naipes frente al mismo viento. Nuestra indignación crecía por momentos, le quité de las manos el informe y escudriñé cada una de las páginas del mismo, todas estaban en blanco, tan solo figuraba la numeración en la esquina inferior derecha en cada una de ellas, unos números decorosos y con estilo que no parecían tener importancia alguna. Le devolví el informe a mi compañero y le dije que hiciera con él lo que quisiera, me senté en mi silla y seguí leyendo el resto de informes.

    A la mañana siguiente me llamó, su voz parecía acelerada, quería contarme algo. Eran las cinco de la mañana. ¡A quién se le ocurre! ¿Acaso no podía esperar a que me tomara el café? Qué iba a ser lo próximo, mandarme un emisario a interrumpir mis horas de sueño? Desayuné poco, me duché a medias, me vestí con un calcetín de cada color y salí corriendo a la oficina. -¿Qué has averiguado?- le dije. -Serñor, es por el informe de Hostilio- respondió. -¿Y qué le pasa?- pregunté sin importarme. -Pues señor, la primera página... empieza por el número 12- constestó. -¡Han arrancado las primeras páginas!- me grité al momento. Nos pusimos a revolver entre todos los papeles pero no hayamos nada, ninguna página suelta. Seguíamos en punto muerto, en un callejón sin salida, todas las pistas se desvanecían y no lográbamos avanzar.

    Pasaron otras dos semanas de lecturas investigación, seguíamos abriendo informes y recabando toda la información disponible, con el dinero que sacáramos seguro que podríamos cambiar nuestros anticuados coches por dos buenos caballos de guerra que con unas buenas botas desagradables seguro que disminuirían nuestro tiempo de viaje. -Señor, si compramos el caballo y viajamos con él ¿por qué las botas iban a aumentar nuestra velocidad?- preguntó mi compañero. El silencio se apoderó de la sala. -¡Lo tengo!- grité. Aquel día había vuelto a repasar el informe acerca de los Frater, en él había una serie de páginas dedicadas a recopilar datos de todos los miembros que formaban sus embajadas y entre ellas había doce páginas que rompían el orden de las anteriores, las doce páginas que habían sido arrancadas del informe de Hostilio. Doce páginas que relataban de forma breve la vida de aquel personaje, sus posesiones y datos privados entre los que se incluía la genealogía del mismo. Eran datos, simples datos, hasta que leí el nombre de su hermano...

    -Serñor, venga a ver esto- me interrumpió mi compañero que se había encargado de leer la otra mitad de los informes. ¿Qué ocurre? le dije. -Señor, su nombre aparece aquí, en la lista de sobornos de PYC- respondió. -¿Cómo? ¿Eso no puede ser?- grité con indignación. -Cógete el informe sobre la muerte de Kronos, yo seguiré con este- le ordené.

    Continuará...

    En próximas entregas:
    ¿Qué relación existe entre Hostilio y las embajadas Frater, descubriremos quien es su hermano?
    ¿Trabaja de forma independiente nuestro protagonista o habrá sido sobornado por alguna embajada?
    ¿Qué relación existe entre la historia del dios Kronos y la embajada que lleva su nombre?

  4. #4
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado

    ENTREGA 3 "El gran dictador."

    Las cosas se habían puesto del revés aquellos días, sin saber cómo ni por qué mi nombre aparecía en la lista de sobornos de la embajada más popular del suroeste y mi compañero ya no confiaba en mí como lo había hecho todos estos años, él había leído todos los informes y contaba con la misma información que yo, entre nosotros sospechábamos el uno del otro. Parecía que alguien había querido jugármela, alguien a quien mis palabras podrían molestar y por eso pretendía separarme de la verdad y ponerme en el centro de mira acusándome de algo que no había hecho.

    Tenía que tomar una decisión, fue dura y quizás en unos días me arrepentiría, pero había que hacerlo. Llevé a mi compañero al almacén del despacho y allí lo encerré para que no pudiera actuar en mi contra, el forcejeo apenas duró unos minutos, conseguí atarle los pies y manos y le puse una cinta en la boca. Ordené a un amigo cercano que se hiciera cargo de él durante aquellos días, a cambio le entregué unas cuantas monedas de oro que se fundió horas más tarde con dos heroínas en la taberna de al lado. ¡Y luego dicen que hay crisis! Me dirigí al despacho y saqué todos los informes de la oficina, los guardé en una caja de cartón que precinté con la misma cinta que había usado para tapar la boca a mi compañero y me fui a casa. Una vez allí me quité la gabardina, hice café y me senté en el sillón del salón, iluminado con la lampara de la mesita y el rojo de las llamas de la chimenea releí el caso de los sobornos, la lista de nombres era extensa. Los había de todos los tipos, el ministro de justicia sectorial, los dirigentes de las embajadas rivales e incluso había un jamón de pata negra pendiente de entrega para un servidor. De pronto sentí un ruido tras la puerta, me levanté y corrí por el pasillo hacia el recibidor. Allí encontré una carta, un sobre rosa, perfumado con una fragancia que podría adormecer a cualquiera, la marca de unos labios plasmados con carmín y purpurina, mucha purpurina. Abrí el sobre

    "Es lo que tiene ser un cobarde y andar de héroe todo el año. A la hora de la verdad, sales corriendo con ellos, se unen todos juntos y así protegen sus cuentas que tantos oros les ha costado."

    La silueta de una serpiente negra parecía firmar la carta. Mi cuenta corriente estaba en números rojos por lo que no entendía por qué podría alguien acusarme de conspirar en su contra. Necesitaba encontrar una respuesta así que abrí mis archivos y me puse a buscar de donde podría provenir esa carta, fue el icono de la serpiente negra lo que me llamó la atención, parecía haberla visto en alguna otra ocasión. -¡Claro!- exclamé. Mi compañero se había cruzado con ella, o con él, no se muy bien que podría ser aquel esperpento que me describió. ¿Qué podría querer hacerme? ¿Qué era lo que le había molestado? Cada vez había más preguntas y menos respuestas.

    Debía averiguar cuál de todos los documentos era el que interesaba tanto como para mandarme un pseudo-anónimo amenazándome así que revisé las fechas con el fin de saber cuál era la última investigación que en aquella embajada habían llevado a cabo. Y lo encontré. "El gran dictador" un anexo del informe base "La dictadura de Frater". Bajo unas tapas de cuero marrón, una ingente cantidad de hojas relataban cómo uno de los pilares de la embajada noroeste había llevado a la ruina a toda su comunidad. Entre aquellas líneas se comentaban los bochornosos accidentes internos de aquella embajada así como las malas artes que utilizaban. Parecía sacado de una novela, pero era cierto, numerosas fotografías daban credibilidad a aquellas palabras. Se relataban en él la esclavitud de los miembros que trabajan solo para los más poderosos, había un apartado dedicado a la dirección de la misma en la que se esgrimía con toda clase de detalles la expulsión de dos de ellos por motivos personales cuando públicamente el motivo dado había sido su mala gestión Estaba claro que en aquella embajada escondían muchos secretos, el informe era contundente. Pero había una contradicción, si bien había una ficha de Hostilio en el informe base sobre los miembros de la embajada, en este anexo no figuraba referencia alguna hacia su persona. Los planes volvían a torcerse en una encrucijada. Alguien había pegado la ficha en el informe para relacionarlo con aquella embajada pero el anexo desmentía lo anterior. La certeza de Hostilio se había convertido en una encrucijada con tres posibles caminos. Solo faltaba un informe por revisar, quizá en él encontrara la respuesta.

    Continuará.

    En próximas entregas:
    ¿Conoceremos el motivo de las amenazas encontradas en el sobre rosa?
    ¿Por qué iba alguien querer situar a Hostilio en el sector de Frater?
    ¿Habrá respuesta a tantas preguntas en el sector sureste?

  5. #5
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado

    ENTREGA 4 "Cobardes".

    El invierno se hacía cada vez más frío y las cosas no avanzaban con la vivacidad que yo pretendía. Estaba ya cansado de aquellos papeles, en un principio me habían parecido una buena fuente de ingresos pero tras meses de investigación tan solo había conseguido cuestionarme más enigmas de las que en realidad había podido resolver.

    En nuestro mundo, la política se divide en cuatro regiones desde tiempos inmemoriales, cada una se distingue por una serie de aspectos físicos y personales que distinguen a sus gentes y el ambiente del que se rodean. En cada región tres razas conviven en alegría hasta que las guerras del siglo llegan, entonces todo se tuerce y el miedo se apodera de aquellos que jamás han vivido una. Muchos presumen de su larga y perecedera estancia en este estado pero a la hora de la verdad solo los valientes combatientes que llevan varias guerras del siglo a sus espaldas dan la cara y actúan con el honor y el coraje que les caracteriza. Pero la historia de nuestro mundo es compleja y extensa, por lo que quizás escriba algún otro día sobre ella.

    La cuestión es que la tensión de la que antes hablaba ya se empezaba a sentir entre las gentes de nuestro mundo y parecía que algunos empezaban a sentir el miedo entre sus dos nalgas, ya saben a lo que me refiero, no me hagan ser escatológico. El día que leí por primera vez el informe "Fuga DIGIMON" comprendí que tales presagios eran ciertos. Las páginas narraban una a una las desavenencias, miedos, problemas y temores que en aquellla región sureña habían comenzado a surgir, describía como aquellos que presumían de sus tierras y posesiones contaban en su entorno más íntimo los miedos que entre ellos sentían tener, sabían que ninguno de ellos había vivido antes una guerra del siglo, si acaso alguna guerra decenial que poco tenía que ver con lo que se presagiaba. Esa era el motivo por el que habían decidido unirse cual club de los poetas muertos para aunar las fuerzas de cobardía con las que contaban, arrasando con todo lo que podían sustraer a los aldeanos de su región para su propio beneficio, así eran ellos, unos jinetes de poca monta.

    La continuación de este informe era un segundo volumen del mismo grosor, las ya conocidas tapas de cuero marrón y el papel con olor a viejo y color café que tanto señorío otorga a los buenos archivos históricos. Este parecía ser el informe más completo de todos, parecía que la embajada de aquella región no controlaba bien su seguridad pues las fugas de información plasmadas en aquellas hojas eran numerosas. La información era tanta que parecía haber sido escrita por los propios diplomáticos de la propia embajada. ¿Quizás había alguna relación entre esta y la embajada en la que habían sido sustraídos estos documentos? Al terminar de leer mi cara de incredulidad lo decía todo. "Continua en el volumen tercero". Pero ese no había sido recuperado, jamás habíamos tenido noticia de él cuando reorganizamos los datos, sabíamos que en él estaba escrito el destino de la región sureste y la información era de vital importancia. Aquí en este nuestro mundo uno puede disponer de todo cuanto desea, si espera el tiempo de construcción, entrenamiento o investigación. Pero la información no, ese es quizás el mayor de los tesoros aquí y estábamos muy cerca de conseguirla.

    Seguro que se preguntarán qué había sido de mi querido compañero, seguro también quieran saber quién era el hermano de aquel hombre tan buscado, el escurridizo Hostilio. Solo hay una respuesta que pueda responder a las dos preguntas a la vez. Aten cabos amigos, aten cabos...

    Continuará.

    En próximas entregas:
    ¿Qué relación existe entre las embajadas de las regiones noroeste y sureste?
    ¿Quién intenta para nuestra investigación?
    ¿Oculta el tercer volumen la historia de KRONOS?

  6. #6
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado

    ENTREGA 5 "El tercer volumen".

    El despertador sonó como cada mañana. Una taza de café y un zumo natural. La ducha con agua caliente. Mi traje de domingo. Un poco de colonia. Recogí mis pertenencias y me dispuse a salir. Sonó el teléfono.

    ¿Es usted el tiburón? Mire, estamos ofreciendo un descuento en la factura de sus llamadas si se cambia de compañía...

    Colgué como hago cada vez que recibo este tipo de llamadas, había cosas más importantes que investigar. Había estado toda la última semana preparando un plan para volver a la embajada donde habíamos sustraído toda la información de la que ya disponíamos, un contacto me ayudaría a pasar desapercibido en aquel lugar, al llegar a la periferia del edificio me entregó una bolsa de viaje de cuerno negro con asas en la que tenía todo lo necesario: un vestido rosa chicle, una peluca rubio oxigenado, un pintalabios, sombra de ojos, unos zapatos de tacón, también rosas, y una boa del mismo color para atarme al cuello.

    Nada más entrar por la puerta volví a ver al enanito verde, que simpático era, se dedicaba a pasearse por el hall principal de aquel edificio. Parecía como si nadie se hubiera percatado de mi presencia. Subí hasta el último piso, tuve que quitarme los tacones con tanta escalera, al llegar arriba me agaché para ponérmelos de nuevo, cuando levanté la mirada... ¡Pum!

    Aparecí sin mi atuendo rosado, atado a una silla, frente a tres mujeronas rubias. Este iba a ser mi fin. Les pregunté en tono irónico que cuál era el motivo por el que me habían hecho esto, mi cara dejaba una sensación de miedo y nerviosismo que me era imposible disimular. Uno de ellos se acerco, sacó de uno de sus armarios mi bolsa negra, llena de ropas color rosa, maquillajes y mi característica boa de plumas rosadas. Su cara lo decía todo, fruncía el cejo y respiraba de forma violenta.

    -¿Podemos quedárnoslo? ¿Podemos quedárnoslo? ¿Podemos quedárnoslo? ¿Podemos quedárnoslo?- Empezó a gritar como lo hace una niña pequeña al encontrar un cachorro perdido en la calle. -¡Claro!- Les contesté. -Pero a cambio, vosotros podríais regalarme algo a mí- Les dije. -¿Qué te gustaría? ¿Quieres al enanito verde para que te entretenga cuando estés triste?- Preguntó la más alta de todas. -Soy más de leer. ¿No tenéis algún libro por ahí?- Les pregunté.

    ¿Eran estos los verdaderos responsables de la afamada embajada de antaño? Mi cara de incredulidad no daba crédito a lo que mis ojos acababan de ver. Me llevaron a su amplia y majestuosa biblioteca, volúmenes de antaño donde figuraban las verdaderas historias surgidas en las guerras del siglo de tiempos pasados, historias del pasado de las que se podía aprender mucho, entre todas las estanterías encontré la que buscaba, un hueco destacaba en una de ellas, allí estaba, el tercer volumen, el ansiado libro que pondría fin a muchas de mis preguntas. Pedí al más alto de ellos que me lo acercara, le di las gracias y como entré me fui, no hubo resistencia, no hubo persecución. Nadie se dio cuenta de nada. Era como si todos estuvieran entretenidos vagando a sus anchas por aquel lugar.

    Llegué a mi oficina, puse el documento en la mesa y comencé a leer. Tercer volumen. La historia de Kronos.

    Las páginas comenzaban contando la historia que había llevado aquella embajada al desastre, la firma de pactos con todos y cada uno de los bloques que les ofrecían una coalición, había provocado el rechazo de muchos. Las páginas describían las estrategias que habían seguido durante aquel momento, parecía que la idea era reclutar todo aquel jugador independientemente de sus tropas o la embajada de la que proviniera. Ahora todo estaba claro. Parecía que la estrategia de cada región empezaba a perfilarse, solo quedaba saber si esta guerra del siglo sería una aventura de todos contra todos o si por el contrario había algún pacto firmado bajo manga.

    -Ring, Ring...- De nuevo el teléfono. -Ya han llegado las felicitaciones de este año nuevo- Era mi nueva secretaria. -Súbemelas al despacho- Le contesté.

    Nada más y nada menos que 4 sobres, yo que jamás había recibido postal alguna en estas fiestas. Un sobre rosa, uno rojo y dos blancos. Firmados por las embajadas punteras de cada una de las regiones. ¿Qué pretenden sacar de todo esto? Abrí el primer sobre...

    Continuará...

  7. #7
    Piquero Natare
    Registrado
    diciembre-2012
    Posts
    12

    Predeterminado

    ENTREGA 6 "Así es nuestro mundo"

    Habían pasado ya semanas desde aquél ajetreado día en el que todo empezó. Las respuestas habían llegado, unas antes, otras después. A pesar de todo había comprendido algo, todo trabajo tiene sus frutos. La guerra del siglo era inminente, los grandes, que así llamábamos por aquel entonces a los más fuertes y temibles guerreros de cada región, estaban sacando todo un ejército con su caballería dispuesta a acompañarles a la gran lucha por la conquista de la maravilla, un edificio imponente y ostentoso que se erigía en base al salario de todos los habitantes de las cuatro regiones que formaban nuestras angostas y vastas tierras.

    Era la sexta guerra de siglos que se vivía, los ánimos parecían caldeados, las traiciones, las amenazas, los ataques de madrugada... todo parecía ya presagiar una guerra del siglo que podría ser recordada durante años. En ella desde cada región partían tropas, mercaderes y traficantes de cereal hacia el gran monte volcánico, único territorio donde las construcciones se hacen tan duraderas que aquella que consigue levantarse hasta cien metros por encima del resto gobierna hasta el siglo siguiente, momento en el cual las cuatro regiones deben volver a luchar por convertirse en poseedoras de tal honor y elevar una nueva maravilla.

    Tanto esfuerzo merece la pena, la gloria y el honor, pero sobre todo la amistad, los días y días que cada uno de nosotros convivimos compartiendo tiempo de guerra, de espera ante la vuelta de los amigos, de recuerdo por los caídos y de momentos graciosos que pasamos juntos.

    Al final había encontrado la solución a todos mis enigmas, que se traducían en verdaderamente uno, el más importante, y es que después de todo lo que uno pasa durante su vida, en su haber siempre guarda buenos recuerdos. Durante aquellos meses de investigación pude ver datos e informaciones referentes a muchos de los entresijos de los que serían mis rivales, también encontré noticias en relación a mis compañeros, las publiqué para no dar pistas. En aquellos días me di cuenta de que de todos, los amigos y los enemigos, siempre se puede aprender algo.

    Son muchos los momentos que uno vive en estos lugares, muchas las horas que uno dedica y en las que pone empeño. Mucho trabajo en grupo para lograr un propósito, no, no es una maravilla de lo que hablo, es la amistad, la diversión de poder abstraerte de este mundo que tantas malas noticias nos da cada día, y no me olvido de las buenas, y poder pasar buenos ratos con gente a quien no conoces pero con la que poco a poco empiezas a entablar una buena amistad.

    Oí en algún lugar una vez... "Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma, que si uno va por el mundo con mirada amistosa, uno hace buenos amigos."

    Y ustedes se preguntarán... Esa frase no me dice nada, ¡qué pasó con las cartas! ¿Qué había dentro!? Pues bien, la primera de ellas era de mi hermano, en algún capítulo os hablé de él, no se si lo recordarán... ¡Échenle imaginación si no dan con él!

    Y en las otras tres cartas había un elemento común, una foto que ahora llevo de perfil, quizá ella responda a todas vuestras dudas, quizás no. Si es así y aún tienen más dudas que al principio nos vemos en mi siguiente aventura que por lo que veo desde mi balcón está a punto de llegar, pues ya se dejan ver los primeros jinetes galopando hacia mi aldea.

    Ops.

    Fin

Reglas del foro

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •