Bonito de verdad, los grandes enemigos engrandezen nuestra victoria.
Saludos de un Apokalipto